ACE Revista de Enología
 
 
     Patrocinadores:
AEB
 
 
TRIBUNA ACE OTRAS TRIBUNAS  
La Academia de las Artes y las Ciencias Enológicas
Oriol Guevara Sendra
Associació Catalana d’Enòlegs

El pasado 14 de febrero, la Asociación Catalana de Enólogos (ACE) creó la Academia de las Artes y las Ciencias Enológicas (AACCEE). Se trata de un acto estratégico para la ACE, y creemos que también lo ha de ser para el conjunto del sector del vino. La AACCEE quiere ser un punto de encuentro de todos aquellos partícipes de la vida de un vino, que creen en la centralidad del producto tanto como en las personas que lo producen. Para obtener un vino se necesita un equipo capaz de expresar lo que la naturaleza y la mano del hombre hacen en la viña.

Por ello, además de los enólogos que formamos la ACE, esperamos que se adhieran los agricultores, técnicos de campo, enólogos, técnicos en vitivinicultura, bodegueros, empresarios, proveedores de bienes y servicios, investigadores, administraciones y, en general, todas aquellas personas e instituciones que ya han puesto el vino y su cultura en el centro de su interés y quieran sumar esfuerzos comunes.

A pesar de que, en estos días, estamos trabajando para perfilar su funcionamiento, desde la ACE estamos convencidos de que las primeras acciones de la AACCEE deben sustentarse en el reconocimiento a las personas que, con arte y ciencia, elaboran los vinos de nuestro país, de reconocido prestigio internacional. El acto en cuestión es la «Nit de l’Enologia», que ya ha visto su tercera edición, durante la Feria del Vino de Falset del 2009 (Priorat), el pasado 2 de mayo.

La «Nit de l’Enologia» quiere reconocer a aquellos enólogos y responsables técnicos ( y artísticos) de un vino su trabajo creativo y productivo como líderes de una elaboración. Un liderazgo digno de ser reconocido por sus propios compañeros de profesión y pasión que, con él/ella, saben el esfuerzo que representa pensar un proceso y acabar creando un vino que posteriormente entrará en el mercado y el consumidor apreciará. La voluntad final de la «Nit de l’Enologia» es que cuando este consumidor llegue a disfrutar del caldo, algún día, sea capaz de encontrar la huella de un equipo y un enólogo, o responsable técnico, que han dejado su know how.

La AACCEE, socio honorífico de la Asociación Catalana de Enólogos, pretende ser un órgano independiente y aglutinador. El tiempo dirá cómo ha ido, pero, en cualquier caso, su voluntad es la de liderar un sentimiento muy enraizado en nuestra sociedad, y que no es otro que el de la pasión por un producto ancestral, que se hace en Cataluña, desde hace más de 2000 años, y en el mundo desde más de 5000; que la historia ha puesto en nuestra dieta y salud, y que la mano del hombre lo ha elevado a elemento de consumo, de placer e incluso de culto. Un elemento, el vino, que nunca debe desaparecer de nuestra mesa, y que los padres y las escuelas no deberían avergonzarse nunca de enseñar a los escolares. Al fin y al cabo, lo sabemos muy bien los descendientes de los latinos y mediterráneos, el vino y la viña marcan nuestras vidas casi como una religión.

Las fiestas patronales de mi localidad se celebran justo antes de la vendimia, en honor a la patrona del pueblo, Nuestra Señora de las Nieves, a quien se pide, en acto público, popular y (actualmente) tradicional, que nos proteja contra los granizos sobre la viña. Ni incluso hoy en día, cuando el término municipal está más ocupado por viviendas, carreteras vías y polígonos industriales, que por las propias viñas, el acto ha dejado de tener sentido. Es el signo de que la viña y el vino forman parte inequívoca de nuestro ser, y a los que debemos respeto. Por ello, también la Asociación Catalana de Enólogos ha querido crear la Academia de las Artes y las Ciencias Enológicas y rendir homenaje a las viñas, los vinos y las personas que hay detrás.

¡Larga vida a la AACCEE!

[30.05.09]
Arriba
[Créditos]