TRIBUNA OTRAS TRIBUNAS      
ACE y CEEC, sumando sinergias
Antoni Cantos

Ya en el inicio (más inminente de lo que cabría esperar) de una nueva vendimia, este espacio me permite realizar una ojeada retrospectiva y valorar cómo ha discurrido este último curso para la Asociación, del que cabe destacar, por su trascendencia, dos objetivos perseguidos y alcanzados.

En este tiempo, fruto de tantos esfuerzos, ha nacido y celebrado su primer aniversario el Colegio profesional de enólogos y enólogas de Cataluña, el CEEC, que encauza sus pasos para convertirse en el máximo representante y valedor de nuestra profesión frente a las Administraciones. La articulación de ambas entidades, la Asociación y el Colegio, se ha establecido de manera que sumen las sinergias y se garanticen las complementariedades.

Hemos celebrado un congreso del más alto nivel profesional, con la intervención de «primeras figuras» de la investigación científica como el profesor Isak S. Pretorius, antiguo director del AWRI y reputadísimo microbiólogo, así como del Dr. Ramón González, que coordina el monográfico que se publica en este mismo número de nuestra Revista ACE. La temática elegida es uno de los hot topics actuales en enología: la utilización de levaduras no Saccharomyces. De nuevo, un retorno a la búsqueda de la primitiva diversidad biológica de las fermentaciones pero con los medios y las técnicas de control actuales para ofrecer al enólogo más herramientas y más precisas, con el fin de elaborar vinos con más personalidad.

Repitiendo el modelo de éxito de los últimos años, la parte lúdica y emotiva del congreso fue la «Nit de l’Enologia» (Noche de la Enología), celebrada en la monumental cava modernista de Pinell de Brai, población de la Terra Alta (Tarragona), donde se premió y rindió justo homenaje a algunos de los mejores miembros de nuestro colectivo.

En este marco, la ACE afronta el reto de continuar siendo el eje central de los enólogos de Cataluña, potenciando su vertiente social, de formación y de soporte al asociado. Hace un año, desde esta tribuna, os invitaba a no ser socios pasivos, y os emplazaba a participar vivamente en el día a día de la Asociación. Reitero mi petición a que os impliquéis, a que aportéis ideas, iniciativas e inquietudes con el fin de contribuir entre todos a conformar una asociación más fuerte y más útil para el colectivo. La ACE ha sido, es y será uno de los más genuinos reflejos de los enólogos. Aportemos, pues, cada uno el esfuerzo necesario para que nos podamos sentir reflejados en ella.


[27.08.15]
[Créditos]