ACE Revista de Enología - CIENCIA
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
 
Situación actual de la producción integrada en Cataluña y España
Francesc Miret Benet
Dr. Ingeniero Agrónomo
Coordinador de Producción Integrada del Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca (DARP) de la Generalitat de Catalunya
afmirbe@gencat.net

Los inicios de la producción integrada en Europa datan del año 1976, cuando un grupo de cinco entomólogos de la Organización Internacional de Lucha Biológica (OILB) se reunieron en Ovrannaz (Suiza) para establecer las bases de una nueva concepción de la producción agrícola, aprovechando la experiencia adquirida durante 30 años de investigaciones y de aplicación práctica del control integrado de plagas, enfermedades y malas hierbas. Esta nueva concepción de la producción agrícola suponía un cambio de filosofía y actuación, desde la agricultura productivista hacia otro tipo de agricultura más racional y sostenible.

Definición de producción integrada

La producción integrada (PI), según la OILB, que promulgó las bases de la producción integrada a principios de los años noventa del siglo pasado, se define como un sistema agrícola de producción de alimentos y otros productos de alta calidad, que utiliza los recursos y mecanismos de regulación naturales para evitar las aportaciones perjudiciales para el medio ambiente y que, además, asegura a largo plazo una agricultura sostenible.

Según la Ley 21/2001 de 28 de diciembre, sobre medidas fiscales y administrativas (DOGC núm. 3543A, del 31 de diciembre del 2001), que crea el Consejo Catalán de la Producción Integrada, y el Decreto 241/2002 de 8 de octubre, por el cual se regula la producción integrada en Cataluña (DOGC núm. 3744, del 21 de octubre del 2002), la producción integrada es un sistema agrícola de producción de alimentos, obtenidos mediante métodos de producción en los que se aplica una combinación harmónica de factores biológicos, agronómicos, químicos y biotecnológicos, para optimizar la calidad del producto con el máximo respeto por el medio ambiente.

Objetivos y finalidad de la producción integrada

La finalidad de la producción integrada es, en consecuencia, obtener productos de alta calidad minimizando el uso de productos agroquímicos, disminuyendo los residuos y optimizando los métodos de producción, mediante una integración total de los recursos disponibles. Sirve para garantizar la salud del consumidor y, al mismo tiempo, respetar el medio ambiente. Para la consecución de estas finalidades, la producción integrada da prioridad a la utilización selectiva de técnicas menos agresivas y productos menos perjudiciales, tanto para los humanos como para la flora y la fauna silvestres. La alta calidad de sus productos se evalúa con parámetros de calidad externa e interna y con aspectos como el proceso de producción y la seguridad alimenticia. Los objetivos concretos que persigue son los siguientes:

- Obtener productos de alta calidad.

- Proteger la salud humana del productor y del consumidor.

- Aplicar procesos productivos respetuosos con el medio ambiente.

- Favorecer la diversidad del ecosistema agrícola al respetar la fauna y flora autóctonas.

- Justificar y minimizar el uso de productos agroquímicos y los residuos.

- Potenciar la actividad conservadora del medio rural y el paisaje.

- Producir de acuerdo con las técnicas que tienen en cuenta los conocimientos técnicos y científicos.

- Adaptarse a la forma de producción intensiva de las empresas agrícolas actuales, asegurando su viabilidad económica.

Diferencias entre producción integrada y ecológica

La protección de los cultivos en producción integrada combina el uso de métodos de lucha biológica para el control de las plagas y el uso de técnicas tradicionales, basadas en productos agroquímicos. A diferencia de la producción ecológica, que lo prohíbe, la producción integrada permite la utilización de productos agroquímicos de síntesis (abonos, pesticidas...), aunque su utilización queda restringida al uso de unas determinadas materias autorizadas para cada cultivo, que previamente se ha establecido en las normas técnicas específicas de producción.

La producción integrada, además, se diferencia de la producción tradicional, en que obliga a tener unos cuadernos de explotación y conservación poscosecha, en los que se tienen que registrar todas las actuaciones y los productos que se han utilizado para la obtención de cada cultivo, en cada una de las respectivas fases de producción, conservación, elaboración y envasado. En definitiva, el sistema de producción integrada permite hacer un seguimiento completo de la trazabilidad de cada producto obtenido (todo lo que le afecta desde su producción hasta su comercialización), ya que todas las operaciones están registradas y se pueden analizar de una manera muy detallada.

Desde el punto de vista del consumidor, la producción integrada representa una nueva opción para el consumo de alimentos, caracterizada por el hecho de ofrecer unos productos de alta calidad sobre los que se ha seguido un estricto control de los medios que intervienen en su producción.

Situación actual de la producción integrada en Cataluña

Actualmente, Cataluña está finalizando el proceso de reestructuración de la producción integrada, acción motivada, de una parte por la derogación de la normativa que regulaba las denominaciones genéricas, lo que hacía imprescindible cambiar el marco jurídico sobre el que se fundamentaba la antigua Denominación Genérica de la Producción Integrada (que, con el Decreto 241/2002 ha cambiado definitivamente la producción integrada) y, de otra, por la necesidad de establecer una nueva normativa sobre la producción integrada que regulase todos los aspectos relacionados con este sistema de producción, no sólo desde la vertiente productiva, sino también contemplando los procesos relacionados con la elaboración y transformación de los productos derivados.

Además de las consideraciones mencionadas, había también otros motivos que obligaban a plantear una reestructuración del anterior sistema de producción integrada, como era el hecho de establecer en Cataluña unas normas generales que marcasen las directrices generales de este sistema de producción y transformación, así como la necesidad de regular normativamente todo el proceso de control y certificación de la producción integrada, dar cabida y cobertura legal al proceso de gestión informatizada de la producción integrada y regular, normativamente, todo el programa de los cursos de formación de producción integrada.

Figura 1 Ejes básicos sobre los que se articula el modelo de estructura de la producción integrada en Cataluña

De acuerdo con estas necesidades, la nueva estructura y organización de la producción integrada en Cataluña se ha articulado alrededor de seis ejes que configuran por un lado los principales agentes activos del sistema en las vertientes legislativa, ejecutiva y de aplicación práctica y por el otro los medios que hacen posible su control, gestión y funcionamiento (fig. 1). La tabla 1 recoge la normativa que ha regulado esta reestructuración. Se prevé completar el proceso con la publicación de una orden, a través de la cual se definirán las directrices generales de este sistema de producción en todas sus fases (producción, almacenaje, conservación, manipulación, elaboración, transformación y envasado).

Modelo de estructura de la producción integrada en Cataluña

Los seis ejes sobre los que se articula la producción integrada de Cataluña (fig. 1) configuran un sistema ágil, moderno y eficaz, capaz de responder a las exigencias de una agricultura moderna, vanguardista y competitiva, que pide productos de alta calidad, producidos con técnicas respetuosas con la salud humana y el medio ambiente. A continuación, se hace una breve descripción de cada una de ellas.

La autoridad competente (el DARP)

La autoridad competente en materia de producción integrada en el ámbito de Cataluña es el Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca (DARP), que actúa a través de la Dirección General de Producción Agraria e Innovación Rural que, en virtud de sus atribuciones, delega una serie de competencias a favor del Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI), sobre el cual ejerce la tutela administrativa.

Sus funciones principales son:

- La elaboración y ejecución de toda la legislación sobre producción integrada.

- La supervisión de las actividades realizadas por el CCPI, las de las entidades de control y certificación y la resolución de los recursos administrativos que se interpongan contra los actos del Consejo sujetos al derecho administrativo.

- La dirección y coordinación de todos los Comités de producción integrada.

Estas funciones las desarrolla a través de la Unidad de Coordinación.

El Consejo Catalán de la Producción Integrada

Es el órgano ejecutivo y de representación en el que participa la Administración, los productores, los elaboradores y/o importadores y los consumidores, a través de sus organizaciones más representativas. Sus funciones principales son:

- El fomento, mejora, promoción y divulgación de la producción.

- La vigilancia, control y certificación de la producción integrada.

El Consejo, para llevar a cabo toda la gestión administrativa, cuenta con la plataforma informática de gestión de la producción integrada. El Consejo ejerce sus funciones a través de la Junta Rectora, al frente de la cual está el presidente.

Los operadores

Son los que realmente hacen posible la obtención de unas producciones con garantía de calidad y sanidad, mediante la aplicación de unas técnicas de cultivo y manejo que tienen que estar de acuerdo con los objetivos de la producción integrada.

Para una correcta aplicación de estas técnicas, y para poder alcanzar un nivel suficiente de conocimientos que permitan desarrollar, de una manera adecuada, y con plenas garantías, este sistema de producción, los operadores tienen que formarse y tienen que tener en cuenta el soporte y asesoramiento de un técnico especializado en producción integrada.

Sistema de vigilancia, control y certificación

Para asegurar el cumplimiento de las normes de producción integrada en las diferentes fases de producción, elaboración, transformación y comercialización de los productos, la producción integrada requiere el establecimiento de un sistema de vigilancia, control y si hace falta certificación que se realice a través de entidades que estén debidamente acreditadas para realizar esta función. La certificación tiene como objetivo dictaminar si el producto obtenido, así como el proceso de producción, cumple con los requisitos especificados por la normativa vigente. En Cataluña, el sistema de producción integrada determina que el CCPI y las empresas que hagan estas funciones, tienen que estar acreditadas (o en proceso) para el ejercicio de estas actividades a través de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) o cualquier otro organismo autorizado, cumplir la normativa europea de control y certificación EN 45011 y encontrarse inscritas en el registro de entidades de control y certificación de productos agroalimentarios del DARP.

Cursos de formación

Paralelamente al sistema de control y certificación, la normativa reguladora establece la obligatoriedad de que todo el personal técnico, así como todos los operadores que participan en la producción integrada, acrediten en un plazo determinado, formación específica en el campo de la producción integrada, que tiene por finalidad proporcionar un nivel suficiente de conocimientos que permitan desarrollar, de una manera adecuada y con plenas garantías, este sistema de producción. Esta formación se puede adquirir a partir de la realización de los cursos de formación, regulados y homologados por la autoridad competente a través de una disposición normativa publicada en el DOGC.

Plataforma informática de gestión de la producción integrada

El instrumento informático a través del cual se articula todo el proceso de gestión de la producción integrada de Cataluña, con la finalidad de conseguir un funcionamiento rápido, ágil y eficaz de toda la gestión administrativa que tiene que llevar a cabo el CCPI, se articula a través del sistema «Argos», y su ámbito de actuación es Cataluña. Las actividades se iniciaron a principios del año 2002. Esta plataforma permite operar en tiempo real, para internet, gestionando los registros de los operadores (productores, elaboradores e importadores), los cuadernos de explotación (a través de la aplicación informática específica «Demeter») y las actividades de las empresas de inspección, control y certificación de la producción integrada.

Organización de la producción integrada en Cataluña

A partir de este modelo de estructura, la organización de la producción integrada en Cataluña se establece de acuerdo con el esquema indicado en la figura 2.

Figura 2 Estructura del modelo de organización de la producción integrada en Cataluña

Unidad de Coordinación de la Producción Integrada

Es el órgano de la administración que realiza tareas de coordinación, control, inspección y supervisión sobre la producción integrada. La Unidad de Coordinación realiza una coordinación efectiva entre la Administración, el CCPI, el comité de evaluación de productos fitosanitarios, los comités técnicos, las entidades de control y certificación y todo el resto de agentes que participan en la producción integrada.

Comité de evaluación de productos fitosanitarios

Es el órgano encargado de realizar la selección y evaluación de los productos fitosanitarios que se pueden utilizar en producción integrada, dando preferencia a los que sean más respetuosos con la salud humana y el medio ambiente.

Comités técnicos de Producción Integrada

Son los encargados de realizar las normas técnicas de producción integrada, así como su revisión y modificación si es necesario. Están formados por técnicos de la Administración y técnicos propuestos por el CCPI, en representación de los sectores de la producción, elaboración y comercialización. Hasta ahora, en Cataluña hay diez comités técnicos de producción integrada constituidos (de la fruta de semilla, de la fruta de hueso, de los cítricos, de los frutos secos, de las aceitunas, de la viña, de las hortalizas, de los cereales de invierno, de la elaboración de aceite de oliva y de los frutos secos elaborados).

Normas técnicas de producción integrada

Un total de 20 normas técnicas fueron aprobadas y publicadas en el DOGC durante 2003: seis de cultivos permanentes, uno de ellos perteneciente a la viña, trece de hortalizas y una de elaboración de aceite de oliva. Actualmente, se está terminando de discutir la norma técnica de producción integrada de cereales de invierno y se ha redactado la norma técnica de producción integrada de elaboración de los frutos secos, de aplicación el año 2004.

Durante el mes de febrero de 2004 se ha estado completando la revisión de todas las normas técnicas de producción integrada publicadas en el 2003, con la finalidad de hacer las modificaciones preceptivas para el 2004. También se tramitará y publicará, el 2004, la norma técnica de los frutos secos elaborados y la norma técnica de producción integrada de cereales de invierno (trigo, cebada, aveno, centeno y triticale o gramínea híbrida desarrollada a partir de trigo y centeno).

Superficies y operadores de producción integrada

Durante el año 2003 se inscribieron en el registro del CCPI las superficies que se detallan en la tabla 2. Por lo que se refiere a las 5208 solicitudes que se han inscrito, 5138 corresponden a productores (98,66%) y 70 a elaboradores (1,34%), según datos del propio CCPI.

Situación actual de la producción integrada en España

Diversas comunidades autónomas del Estado español tienen desplegadas normativas de producción integrada, mientras que otras no han publicado todavía normativa alguna. La tabla 3 recoge datos de las comunidades autónomas que sí tienen normativa al respeto, por orden de superficie dedicada. Otras comunidades que, últimamente, han desplegado normativa de producción integrada son Castilla-León, las Islas Baleares (hasta ahora no tenía ninguna normativa publicada), el País Vasco y Galicia. Las que, actualmente, no tienen todavía normativa de producción integrada son Castilla-La Mancha, Cantabria, Asturias y Canarias.

Es importante indicar que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través del Real Decreto 1201/2002 del 20 de noviembre (BOE núm. 287, del 30 de la 11 del 2002), a través del cual se regula la producción integrada de productos agrícolas, ha establecido definitivamente la regulación de este sistema de producción en el ámbito estatal. Esta nueva regulación prevé como novedad el establecimiento, en el ámbito del Estado español, de la identificación de garantía nacional de producción integrada, junto con otras identificaciones de garantía de ámbito autonómico (las propias de las comunidades autónomas) o de carácter privado (empresas que quieran hacer sus propias identificaciones de garantía y normas de producción integrada)

La regulación de la producción integrada que contempla el Real Decreto está basada en el establecimiento, por toda España, de una serie de requisitos que tengan carácter de normativa básica y que se refieran en concreto a los puntos que se detallan en la tabla 4. El MAPA está trabajando actualmente en la elaboración de unas normas técnicas específicas de producción integrada para cada uno de los diferentes cultivos (que puedan ser de aplicación generalizada para todo el Estado), desarrolladas con la participación y la colaboración voluntaria de la mayoría de las comunidades autónomas. Se hace evidente, por lo tanto, que la publicación del Real Decreto 1201/2002 implica que todas las comunidades autónomas tienen que adaptar sus sistemas de producción integrada de acuerdo con lo que establece este nuevo marco normativo.

En concreto, y por lo que se refiere a la autonomía catalana, sería conveniente establecer lo más pronto posible unas normas generales de producción integrada de Cataluña (para los productores e industrias de transformación), que recogiesen como mínimo los requisitos establecidos en el Real Decreto o, en su defecto, hacer una adaptación de cada una de las normas técnicas específicas de producción integrada que actualmente están en vigor, con la finalidad de que el sistema de producción integrada de Cataluña pueda cumplir con lo que establece la normativa vigente.



Tabla I Etapas de la reestructuración del nuevo sistema de producción integrada, iniciada el año 2001

Acción

Ley/Orden

DOGC

Creación del Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI)

Ley 21/2001 (28 de diciembre), de medidas fiscales y administrativas

DOGC 3543, 31.12.2001

Regulación de la producción integrada

Decreto 241/2002, del 8 de octubre

DOGC 3744, 21.10.2002

Establecimiento y regulación de los cursos de formación en producción integrada

Orden ARP/69/2003, del 14 de febrero

DOGC 3832, 27.02.2003

Aprobación del reglamento de régimen interior del CCPI

Orden ARP/208/2003, del 7 de mayo

DOGC 3883, 14.05.2003

Convocatoria de elecciones a Junta Rectora del CCPI

Orden ARP/244/2003, del 19 de mayo

DOGC 3896, 02.06.2003




Tabla II Les veinte normas técnicas aprobadas y publicadas en el DOGC durante el 2003: seis de cultivos permanentes, trece de hortalizas y una de elaboración

Ámbito

Norma técnica

Cultivos permanentes

1.        Norma técnica de la fruta de semilla

2.        Norma técnica de la fruta de hueso

3.        Norma técnica de las olivas

4.        Norma técnica de los cítricos

5.        Norma técnica de los frutos secos

6.        Norma técnica de la viña

Hortalizas

1.        Norma técnica del tomate

2.        Norma técnica de la patata

3.        Norma técnica de las cucurbitáceas (pepino, calabacín, melón, sandía y calabaza)

4.        Norma técnica del puerro, cebolla, ajo y cebollino

5.        Norma técnica del apio, hinojo, perejil y zanahoria

6.        Norma técnica de las brasicáceas (col, coliflor, brécol y otros)

7.        Norma técnica del rábano

8.        Norma técnica de la lechuga y la escarola

9.        Norma técnica de la alcachofa

10.     Norma técnica del pimiento

11.     Norma técnica de la judía, haba y guisante

12.     Norma técnica de la acelga

13.     Norma técnica de la berenjena

Normas de elaboración

1.        Norma técnica de elaboración del aceite de oliva




Tabla III Superficies inscritas en el registro del Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI)

Cultivo

Hectáreas

Porcentaje del total

Fruta de semilla

14 600

37,35

Fruta de hueso

8043

20,58

Cítricos

923

2,36

Olivo

8038

20,56

Hortalizas

568

1,67

Frutos secos

6694

17,12

Viña

224

0,57

Total

39 090

100

Fuente: Datos del CCPI

Tabla IV Comunidades autónomas del Estado español que tienen desplegada normativa sobre producción integrada

Comunidad Autónoma

Hectáreas dedicadas

Andalucía

81 612

Cataluña

39 090

Murcia

23 874

Extremadura

22 540

Valencia

11 437

Navarra

   6615

Aragón

   6194

La Rioja

    283




Tabla V Disposiciones y requisitos establecidos en el Real Decreto 1201/2002, del 20 de noviembre (BOE núm. 287 del 30 del 11 del 2002), a través del cual se regula la producción integrada de productos agrícolas

Disposiciones generales

Objeto y ámbito de aplicación

Definiciones

Requisitos al sistema de producción integrada

Normas de producción y comercialización

Inscripción y registro de los operadores

Obligaciones de los operadores

Control de la producción integrada

Identificaciones de garantía

Fomento de la producción integrada

Órganos y mecanismos de coordinación

Comisión Nacional de Producción Integrada

Funciones de la Comisión

Normas generales de producción integrada para los operadores productores

 

Normas generales de producción integrada para las industrias de transformación

 

Requisitos mínimos de control para los operadores

 

[25.02.04]

Arriba
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL