ACE Revista de Enología - DOSSIER
Patrocinadores:
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
ENFOQUES OTROS ENFOQUES  
Oficina Internacional de la Viña y el Vino

Necesidad de información al consumidor: los chips de roble
Luis Leza
Jefe de Área de Productos Vitivinícolas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

La Asamblea General de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) reunida en Adelaida (Australia) en octubre del 2001 aprobó la Resolución OENO 9/2001 por la que se incorporaba al Código Internacional de Prácticas y Tratamientos Enológicos, a demanda del grupo de los denominados nuevos países productores, el empleo de trozos de roble en la elaboración de los vinos.

En todo caso debe tenerse en cuenta que las resoluciones adoptadas por la Asamblea General no tienen carácter vinculante, sino que son recomendaciones dirigidas a los países miembros. A tal efecto en tanto en cuanto esa práctica no sea incorporada al Anexo IV – Lista de prácticas y tratamientos enológicos, autorizados del Reglamento CE 1493/1999, del Consejo, por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola, sigue estando prohibida en la elaboración de los vinos de la Unión Europea.

Dicha resolución llevaba incorporada una declaración de la Asamblea General, en cuya inclusión tuvo un papel fundamental España, en la que el máximo órgano de la OIV demanda que «la Comisión III debe proponer, a más tardar para la reunión plenaria de la Asamblea General del 2003, las modalidades de información al consumidor sobre los vinos correspondientes».

La declaración forma parte de la citada resolución, debiendo entenderse que su contenido fue un elemento determinante para que los Estados miembro apoyaran la citada resolución y que fuera finalmente aprobada.

De acuerdo con su texto cabe deducir lo siguiente:

· Las informaciones deben referirse a los vinos «correspondientes», es decir, a los vinos que hayan sido sometidos a la citada práctica, no a otros. Tal es el mandato.

Además no parece que sea fácil de concretar en el ámbito internacional, ni tiene eficacia practica, la alternativa de invertir el mandato hacia los vinos que realmente se someten a procesos en envejecimiento (se recuerda al respecto el rechazo que suscitó la opción de ofrecía la primera propuesta de reforma de la OCM en la década de los noventa que sugería valorizar, por medio del etiquetado, a los vinos en los que no se empleaba sacarosa).

· Dichas informaciones deberán tener un contenido normativo para los vinos afectados.

Elementos de reflexión

La iniciativa de la Asamblea General de que se ofrezcan modalidades de información para los productos afectados se enmarca en un principio general en materia de etiquetado y de información al consumidor que se encuentra presente con carácter básico en las normas de etiquetado establecidas en el ámbito internacional. Tal es el caso de la norma del Codex Alimentarius relativa al etiquetado de productos alimenticios envasados, que señala que no se deberá describir o presentar un producto de forma falsa o engañosa o susceptible de crear de cualquier forma una impresión errónea al consumidor sobre su verdadera naturaleza.

Dicho principio está igualmente recogido en la Norma internacional para el etiquetado de los vinos de la OIV en su punto 1.5 (el empleo de toda indicación signo o ilustración susceptible de crear la confusión sobre el origen y/o naturaleza del producto, está prohibida).

El fondo del tema radica en que al añadirse a los vinos trozos de madera de roble (normalmente virutas de pequeño tamaño) se pretende imitar, dando unas características de aroma, gusto, etc., semejantes, a vinos que han sufrido un proceso largo y costoso de envejecimiento en barrica de roble, y que normalmente ofrecen una imagen de alta calidad. Los elementos de información se trasladan a los mensajes que suelen aparecer en su etiquetado de presentación.

Al comparar costes, téngase en cuenta, por ejemplo, que una barrica de roble francés alcanza un precio de 400 a 500 euros, en tanto que el precio de adquisición de fragmentos de roble de similares características se puede situar en los 6 euros por kg. Tal circunstancia supone, por una parte, una distorsión de la competencia entre productores, y, dado que las bodegas que emplean trozos de roble no tienen interés alguno en ofrecer esta información al público, el consumidor no recibe información alguna sobre las características reales del producto que adquiere.

Antecedentes normativos relacionados con el caso son, por ejemplo, los vinos retsina griegos, a los cuales se le adiciona resinas de pino alepo. En este caso, la información al consumidor se obtiene mediante el empleo obligatorio en estos vinos de una mención tradicional (retsina).

En otros casos, la evolución normativa internacional ha concluido en el establecimiento de categorías diferentes de productos para diferenciar, cara al consumidor, vinos que si bien presentan características semejantes tienen métodos y costes de producción muy distintos (caso de los vinos espumosos frente a los vinos gasificados). Sin pretender agotar los antecedentes, y en relación próxima con el tema que nos ocupa, el BATF (Bureau of Alcohol, Tobacco, and Firearms) estadounidense ha hecho obligatoria en los brandies la información sobre la adición de virutas de roble, si la misma se ha producido.

Con los antecedentes indicados, se trataría en consecuencia de regular las indicaciones que debieran figurar en el etiquetado de los vinos objeto de la práctica citada para una correcta información al consumidor.

Esperemos que estos elementos de reflexión sean tenidos en cuenta por la Asamblea General de la OIV 2003, que tiene lugar en París a finales de junio, para aprobar las modalidades de información adaptadas al caso.

[30/06/03]
Más información sobre resoluciones de la OIV [actualizada hasta la 82ª Asamblea General (Bratislava, Eslovaquia, 24-27 de junio del 2002)]: http://www.oiv.int/es/normes/resolutions.html
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL