Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|

 
Exportar a Estados Unidos después del 12-D
[ Breve guía de supervivencia* ]
A continuación se analizan, brevemente, las medidas que a partir del día 12 de diciembre de 2003, afectan a todas las exportaciones de productos agroalimentarios a Estados Unidos.

Registro de fábricas o almacenes de alimentos

Todo establecimiento que procese, envase, distribuya, reciba o almacene alimentos (incluidos los suplementos dietéticos, alimentos infantiles, bebidas alcohólicas o analcohólicas, aditivos y sustancias que puedan migrar a los alimentos desde los envases) para el consumo de personas o animales en Estados Unidos, deberá registrarse en la FDA. Este registro podrá realizarse directamente a través de Internet (procedimiento recomendado por la FDA, pues será accesible 24 horas los 7 días de la semana) preferiblemente al correo tradicional. Deberá incluir, en inglés, los datos de contacto del establecimiento: nombre y dirección de cada establecimiento; teléfono, fax y correo electrónico; compañías filiales; persona de contacto en caso de urgencia; marcas comerciales que utiliza; nombre y dirección de su agente en Estados Unidos, y una lista de todos los artículos que produce.

Será obligatorio que la empresa exportadora cuente con un agente o representante legal residente en este país.

Será igualmente obligatorio registrar las variaciones de datos declarados en la primera solicitud, dentro de los 30 primeros días desde la realización del cambio. Entre las excepciones más destacables a la necesidad de registro están los establecimientos de procesado de carnes (excepto conejo y especies cinegéticas) y ovoproductos, por existir obligación de estar registradas ante el Departamento de Agricultura (USDA).

La persona que se responsabilice de su cumplimentación también deberá identificarse y será responsable de la información suministrada, de acuerdo con las leyes estadounidenses.

No se cobrará tasa por el trámite del registro.

Si un establecimiento no registrado intentara importar mercancías, estas se inmovilizarán y se enviarán a un depósito asegurado, hasta que la situación sea aclarada, pudiendo ordenarse la destrucción de la mercancía. Los gastos de transporte y almacenamiento serían a cargo del importador o del exportador.

El número del registro de la FDA a estos efectos no tiene que aparecer en el etiquetado del envase.

La Ley requerirá a la FDA a acusar recibo del registro a la empresa solicitante y a indicar el número asignado de registro.

Los establecimientos que ya están registrados ante la FDA por otro motivo (como las conservas de baja acidez o acidificadas, conocidas como LACF y AF, respectivamente) deberán también registrarse. Por tanto, convivirán de forma simultánea ambos registros.

La FDA ha informado que un importante número de nuevas empresas están realizando una labor de promoción y publicidad engañosa ofreciéndose como «agentes» de las empresas extranjeras, indicando falsamente, en unos casos, que tienen experiencia y vinculación con la FDA. En otros utilizan nombres que pueden inducir a error o confusión al exportador, por utilizar palabras como FDA o «registrar».

La Association of Food Industry (AFI) es una asociación sin ánimo de lucro y con importante representatividad formada por importadores de alimentos en Estados Unidos. Ante la necesidad de nombrar un agente las empresas exportadoras podrían valorar como una oportunidad, la posibilidad de solicitar ser miembro de esta asociación, que les permitiría usar a AFI como agente, a la vez de beneficiarse de los servicios prestados.

Notificación previa de los envíos

Previamente a cualquier envío de alimentos, el agente nombrado por el exportador con domicilio permanente en Estados Unidos deberá realizar una notificación o comunicación a la FDA. La notificación deberá contener detallada información acerca del importador, el producto, el establecimiento de origen, país de origen, etc.

Se enviará electrónicamente, tras lo cual se obtendrá un justificante de aviso sin el cual el envío no se considerará aceptado en el puerto o aeropuerto de entrada.

El sistema de notificaciones comenzará a funcionar en la misma fecha mencionada anteriormente: el 12 de diciembre de 2003, incluso si la legislación no ha entrado en vigor.

La obligación de comunicación afectará incluso a alimentos cuyo destino final no sea el mercado estadounidense, pero transiten por su territorio.

A diferencia del registro, que es responsabilidad del establecimiento alimentario, la notificación previa del envío de alimentos es una responsabilidad del agente con domicilio permanente en Estados Unidos

El objetivo que se persigue es conocer la naturaleza de los envíos de alimentos antes de que lleguen a territorio estadounidense, para prever las inspecciones o las cautelas que crean necesarias. Por tanto, esta notificación previa afecta no sólo a los alimentos que se importan en Estados Unidos, sino también a los que discurren en tránsito por suelo estadounidense, o los que van a ser reexportados, incluso si van a permanecer en un almacén franco. Es decir, cualquier alimento que toque suelo de Estados Unidos aunque la intención no sea su consumo en este país.

Los productos para los que se debe hacer esta notificación previa son los mismos cuyos establecimientos deben registrarse, es decir, alimentos y bebidas de uso humano y animal, excepto los que son competencia del Departamento de Agricultura (carnes y huevos procesados).

La notificación debe hacerse no antes de cinco días antes de la llegada, ni después de las 12:00 horas de la fecha anterior a la de la llegada de la mercancía a puerto estadounidense. Se entiende aquí por puerto de entrada, el primer puerto marítimo, aeropuerto, o estación fronteriza que toca la mercancía. Nótese que el concepto de puerto de entrada no guarda relación alguna con el mismo a efectos aduaneros.

La información que debe contener la notificación de envío es la siguiente: identificación de quien hace el preaviso; tipo y número de entrada u otro tipo de identificación aduanera de la importación; identificación del artículo, incluyendo el código de la FDA, nombre común, nombre comercial, marca, cantidad y, en su caso, el lote o código identificativo; identificación del establecimiento de origen; identificación de la explotación agrícola de origen, si se conoce; país de origen (no siempre coincide con el origen en términos aduaneros). [Desde la óptica de la lucha contra el terrorismo, el país de origen es el país de procedencia del alimento, donde se ha manipulado, envasado, etc. De esta forma, determinados tráficos de perfeccionamiento que desde el punto de vista aduanero no suponen cambio del origen, tendrían que hacer el preaviso.]; identificación del remitente; país desde donde se embarcó la mercancía; puerto al que llegará la mercancía, día y hora; información del sistema aduanero que se utilizará; identificación del importador, propietario y destinatario; identificación del transportista.

Debe hacerse una notificación por cada artículo de diferente naturaleza u origen presente en el envío.

La notificación se enviaría electrónicamente, a través del sistema de preavisos que la FDA instalará en su página web, y en caso de que el sistema no funcione, por correo electrónico, fax o en persona en la oficina de la FDA responsable del área geográfica del puerto de entrada. El sistema electrónico proporcionará inmediatamente un justificante del preaviso, con fecha y hora. La falta de recepción de este justificante debe interpretarse como que el envío no se ha aceptado. El preaviso puede ser corregido una sola vez, hasta dos horas antes de la llegada, para modificar informaciones tales como la cantidad o determinadas características específicas del producto que no se conocían en el momento de enviar la notificación, pero no para variar la naturaleza del artículo. También se puede actualizar la información una sola vez y hasta dos horas antes de la llegada, por ejemplo para indicar un cambio en el puerto, en la fecha o en la hora.

A los efectos de esta ley, el preaviso es independiente de similares comunicaciones requeridas por Aduanas u otras agencias, a pesar de que haya una duplicación en algunos casos (aduanas está poniendo en marcha un sistema parecido para toda la mercancía en general).

La mercancía que llegue sin haber sometido el preaviso será rechazada, y se desviará a un «almacén seguro». Los gastos correrán a cargo del importador.

Aduanas y FDA están trabajando para intentar integrar los sistemas de comunicación e intercambio de datos con objeto de evitar duplicidades de comunicación de datos.

Mantenimiento de registros en los establecimientos alimentarios

Los individuos o compañías estadounidenses que fabriquen, procesen, envasen, transporten, distribuyan, reciban, almacenen o importen alimentos para consumo de personas o animales en Estados Unidos (es decir, los mismos que estarán obligados a registrarse ante la FDA, más empresas transportistas e importadores), así como los establecimientos extranjeros que fabriquen, procesen, envasen o almacenen alimentos para consumo humano o animal en Estados Unidos, deben mantener registros de sus fuentes de abastecimiento y de los destinatarios de las mercancías que permitan en un momento dado a la FDA identificar en qué manos ha estado el alimento inmediatamente antes y después, incluyendo su envase. Se debe entender por alimento todos aquellos de competencia de la FDA, es decir, frutas, verduras, legumbres y todos los demás alimentos de origen vegetal, productos de panadería, lácteos, pescado, huevos, conservas, golosinas, snacks, bebidas, incluidas las alcohólicas y el agua, alimentos infantiles, aditivos alimentarios, suplementos dietéticos, alimentos para animales de compañía, etc.).

Asimismo, también entran en el concepto de «alimento» los materiales del envase que estén en contacto con el alimento y, por tanto, sean susceptibles de migrar al mismo. Es importante notar que, en el caso de productos elaborados con o a partir de carnes, por tanto de competencia del USDA, pero que incorporen otros ingredientes o aditivos que son competencia de la FDA, sí les afecta la obligación de mantener registros de aquellos ingredientes o aditivos que son competencia de la FDA. Por ejemplo, alguien que elabore un precocinado a partir de carne y verduras, no tiene que guardar registros de la carne, pero sí de las verduras.

También se exceptúan las granjas, restaurantes, y barcos de pesca que no procesen a bordo (no se entiende por procesado el descabezado, eviscerado o congelado con la única intención de conservar y estibar el pescado, pero sí se entendería por procesado, y por tanto sujeto a lo previsto en esta norma, el fileteado, envasado, etc.). En el caso de los establecimientos en el extranjero, estarán excluidos aquellos cuya producción sea objeto de una transformación sustancial posterior fuera de Estados Unidos (es decir, no se excluirían si la manipulación en otro establecimiento posterior no es sustancial, como por ejemplo ponerle una etiqueta). Sin embargo, si otro establecimiento hace una manipulación posterior mínima ambos deben mantener registros de acuerdo con esta norma.

Procesadores, envasadores, distribuidores, almacenistas, distribuidores, importadores, etc (salvo los transportistas), deben registrar:

- Identificación de la firma suministradora de todos los alimentos y de su representante, dirección, teléfono, y correo electrónico y fax, en su caso, tipo de alimento, especificando marca y variedad específica, y el lote u otra identificación disponible, cantidad, formato de envase, la fecha, así como el nombre, dirección, teléfono y, si está disponible, fax y correo electrónico del transportista de la mercancía. Se entiende que se deben mantener estos registros para poder identificar el origen de cada uno de los ingredientes utilizados en la elaboración de un alimento, y a través de quién ha llegado hasta ellos.
- Identificación del destinatario inmediato de la mercancía (otro que el transportista), que incluya: el nombre de la firma y demás datos, como en el caso anterior, incluido el transportista.

Los transportistas deben guardar registros de cada alimento que hayan transportado, que incluyan:

- Quién tuvo el alimento antes que él: nombre de la compañía y de su representante, dirección, teléfono y, si es posible, fax y correo electrónico.
- Quién tiene el alimento después de él (mismos datos que el apartado anterior).
- Tipo de alimento: marca y variedad específica, número de lote u otra identificación disponible, cantidad y formato de envase.
- Identificación de cada transporte utilizado, y los responsables en cada momento de la mercancía, desde que ésta fue recogida hasta que fue entregada.

En caso de que intervengan varios transportistas, cada uno debe guardar registros con información de quién recibe él la mercancía, y a quién se la entrega. Si un transportista utiliza varios medios de transporte, debe guardar registro de cada uno de los medios que ha utilizado. Esta exigencia respecto a los transportistas no afecta a los transportistas en el extranjero, sino sólo dentro de Estados Unidos.

Los registros pueden mantenerse en cualquier formato, papel o electrónico, y durante dos años, salvo alimentos perecederos (que no se utilicen para elaborar alimentos no perecederos), y alimentos para animales, en que el plazo será de un año. Deberán estar en el propio establecimiento alimentario o en un lugar «razonablemente próximo». Por lugar «razonablemente próximo» debe entenderse aquel que permita a la empresa responder a un requerimiento de la FDA en los plazos que se señalan más adelante en este apartado.

Es posible utilizar registros que ya se tengan para otros fines, siempre y cuando recojan todos los datos exigidos.

En caso de que la FDA tenga una sospecha «razonable» de que un alimento pueda presentar un serio riesgo para la salud de personas o animales, la información de los registros debe estar disponible para inspección y fotocopia u otros medios de reproducción por parte de la FDA en el plazo de cuatro horas si la petición se hace entre las 8:00 y las 18:00 horas de lunes a viernes, o antes de ocho horas si la petición se hace en otro momento.

La exigencia de registros de acuerdo con esta propuesta de norma será efectiva a partir de que hayan transcurrido, después de la publicación de la norma final:

- Seis meses, en el caso de empresas de más de 500 trabajadores.
- Doce meses en el caso de empresas de entre 11 y 500 trabajadores.
- Dieciocho meses en el caso de empresas de 10 o menos trabajadores. (Se entiende en todos los casos trabajadores equivalentes en jornada completa).

Propuesta de norma sobre detención administrativa

La Ley de Bioterrorismo confirió una nueva competencia a la FDA, de modo que le autorizaba a «detener», o inmovilizar, cualquier alimento cuando «exista evidencia creíble o información que indique que tal producto representa un riesgo de graves consecuencias para la salud de personas o animales». Esta competencia ya la tiene la FDA, por tanto, lo que se pretende ahora es regular los procedimientos para ejercer esta facultad de detención, en particular en lo que se refiere a productos perecederos, que es sobre los que la medida de detención puede tener consecuencias económicas más graves.

Es importante hacer notar que este aspecto tendrá una repercusión escasa sobre las importaciones, ya que se refiere a las mercancías que circulan dentro de Estados Unidos. En el caso de las importaciones, esta facultad de detener y, en su caso, rechazar mercancía, ya existía.

En esta propuesta de norma se establece un tratamiento diferenciado para productos perecederos y no perecederos, entendiendo por perecedero aquel producto que, en el plazo de siete días, en condiciones normales de conservación sufre una pérdida de calidad apreciable, de modo que los plazos para recurrir la decisión de inmovilizar la mercancía, y por tanto para responder al recurso, se ven reducidos. En esta propuesta de norma se especifican las formalidades tales como: quién tiene la autoridad para aprobar una orden de detención; la información que la FDA tiene que incluir en esta orden; el plazo máximo de detención (30 días); quién puede recurrir la decisión y los plazos para ello, y para responder a este recurso, la posibilidad de que se exija que la mercancía se marque como detenida, etc.

[* Fuente: Departamento de Información Oficina Económica y Comercial de España en Washington]

Más información en ACENOLOGIA: Ley contra el Bioterrorismo
[22.12.03]
arriba
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL