ACE
<
 
 
 
 
INNOVACIÓN Archivo  
Agrología y sostenibilidad: un caso de éxito
Soazig Darnay1 y Jaume Gramona2
soazigdarnay@yahoo.fr y cava@gramona.com

1 Arquitecta de paisaje
2 Director de Gramona

Celler Batlle de Gramona Construir un proyecto integrando cuestiones ecológicas desde una óptica moderna es lograr un equilibrio complejo y delicado entre el (re)descubrimiento de sistemas agrícolas tradicionales y el desarrollo de tecnologías actuales. El sistema vitícola moderno es ecológicamente frágil, como cualquier monocultivo cuando está llevado a su extremo. Es necesario reintroducir la biodiversidad en los suelos, en la fauna y la flora local, para asegurar la perennidad de la productividad, encontrando de nuevo el equilibrio que estaba presente en el pasado.

Siguiendo esta lógica, Gramona sigue explorando diferentes temas de desarrollo desde la creación del Celler Batlle. La primera etapa fue la edificación de una bodega siguiendo las normas de arquitectura bioclimática y su integración paisajística, proyecto que fue presentado en el Ecososteniblewine 2010. En 2011, el proyecto se amplió con una instalación geotérmica realizada por la empresa ALB Systems, con el apoyo de la Universidad Rovira i Virgili (URV). El mismo año la bodega obtuvo la certificación ISO 14 000.

Por otro lado, se empezó a explorar y clasificar la calidad y la especificidad de los suelos de la finca con la colaboración del laboratorio de Claude y Lydia Bourguignon, científicos reconocidos a nivel internacional. La cuestión del equilibrio y de la biodiversidad del suelo trata de saber cómo enriquecerlo de forma sostenible. Vuelve como una necesidad de reencontrar un equilibrio inspirado por los antiguos pluricultivos: elaboración de compost, de maceraciones biodinámicas y reintroducción de animales.

El animal puede intervenir en el mantenimiento de la parcela (comiendo hierbas y hojas entre cepas de la viña, en los taludes, en los márgenes de los campos y caminos, en los bosques…). Su coste es menor comparado con las máquinas, aporta una plusvalía en la imagen de la finca y produce un abono natural.

Gramona ha decidido participar en la revalorización de especies locales, como el gallo del Penedés, o especies en vía de extinción, como las vacas de la Albera, una raza de pequeño tamaño originaria del norte de Cataluña, que se introdujo en los bosques con la colaboración del Instituto de Investigación de Tecnología Agroalimentaria (IRTA). Reconocer las tradiciones y costumbres de nuestros territorios es un trabajo útil a la hora de desarrollar un proyecto de enoturismo: permite una reflexión global en cuanto a la relación entre la bodega y su entorno. La bodega ha ido rehabilitando caminos antiguos y barracas de piedra. Ha creado igualmente nuevos paseos, muros y miradores, utilizando las mismas técnicas de construcción que en el pasado pero creando un paisaje y una estética voluntariamente moderna.

El día a día de la bodega mezcla investigación y experimentación con el soporte de Universidades y empresas innovadoras. Algunos campos de viñas acogieron a las ovejas del Departamento de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Estudiantes e investigadores estudian nuestra capacidad de educar los animales para que seleccionen su fuente de comida: evitando que coman hojas de la viña para centrarse en el consumo de las cubiertas vegetales, que permiten un mejor control del estrés hídrico durante el verano.

De esta manera, Gramona se asoció a la escuela italiana de poda Simonit & Sirch para mejorar las técnicas y el conocimiento fisiológico de la viña. Una buena poda tiene que asegurar una buena fluidez de circulación de la savia en las ramas y, consecuentemente, la regularidad de la productividad año tras año.

Más allá de las necesidades de las plantas, la viticultura ecológica tiene interés en el desarrollo de nuevas tecnologías. Por ejemplo, el programa de estudio del cambio climático en colaboración con la Universidad Pública de Navarra (UPNA) y el Incavi. La teledetección permite controlar el índice de vigor por parcela, y utilizando sondas, dendómetros y una cámara de presión se consigue controlar el nivel de estrés hídrico de las cepas.

En cuanto a la vinificación, Gramona está investigando las posibilidades de aislar levaduras indígenas en el campo de viñas de Font De Jui para elaborar sus vinos ecológicos de xarel·lo.

Otras informaciones relacionadas en Acenología: Sello ecológico (Ecososteniblewine 2012), por Antonio Cerrillo

 

[19.12.12]