ACE Revista de Enología
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
Investigación Ir a otros artículos de Investigación  
Crecimientos vegetativo y reproductivo: un delicado equilibrio
Montserrat Daban

Las miles de variedades existentes, muy similares genéticamente, han aparecido porque, desde aproximadamente unos 6000 años a.C., la propagación de las viñas se ha ido haciendo a partir de esquejes. Los viticultores han mejorado los ejemplares mediante la selección de ramas con características deseables originadas a partir de mutaciones genéticas. De este modo, por ejemplo, surgió la variedad pinot meunier a partir de la pinot noir.

Un equipo del CSIRO australiano ha generado una nueva viña, más fecunda y con menos hojas, a partir de las células de la capa exterior, L1, de un sarmiento de pinot meunier, mientras que las plantas que han conseguido crecer a partir de la capa L2, más interna, han resultado ser exactamente iguales al resto de ejemplares de la pinot noir: altas y con muchas hojas y zarcillos.

Uno de los trabajos que se presentan aquí viene a incidir sobre uno de los grandes intereses de la viticultura de explotación: crear viñas repletas de frutos, que produzcan menos sarmientos y hojas. Tal como destacan Hunter y Archer en su artículo en ACE Papel actual y perspectivas futuras de la gestión del follaje, se necesita una cierta cantidad de follaje para permitir la maduración de la uva, pero es conveniente también evitar un exceso de vegetación que compita con los frutos. Hay que evitar la sobreexplotación de la fecundidad de la viña que, en último término, puede causar un debilitamiento progresivo de la planta.

Sabemos que el equilibrio entre follaje e inflorescencias es delicado, y no debemos subestimar la necesidad de lograr una mayor comprensión de cuáles son las necesidades fisiológicas de una planta para satisfacer el desarrollo de las uvas de este año y las yemas del siguiente, antes de decidirnos a aplicar grandes soluciones que optimizarán el rendimiento de nuestras viñas. O quizás no.

Rhainds, M., Taft, T., English-Loeb, G., et al.: «Ecology and economic impact of two plant bugs (Hemiptera: Miridae) in commercial vineyards», Journal of Economic Entomology 2002; 95 (2): 354-359. Dos plagas de la viña, el cápsido Lygocoris inconspicuous y el hemíptero Taedia scrupeus, en concreto sus ninfas, han sido estudiadas a partir de su fenología estacional, distribución espacial, daños en la planta e impacto económico en viñas comerciales, en la Universidad de Cornell (Geneva, Estados Unidos). Un interesante resultado de este trabajo es que las densidades de ninfas eran mayores en viñas situadas cerca de los bosques colindantes, más que en los cultivos más internos, lo que puede atribuirse a la presencia en tales bosques de viñas salvajes u otras plantas hospedadoras. De la evaluación del impacto de las plagas en función de la densidad de las ninfas, se concluye que se pueden justificar económicamente las medidas de control si hay más de una ninfa de las dos especies por cada diez sarmientos.
Boss, P.K. y Thomas, M.R.: «Association of dwarfism and floral induction with a grape 'green revolution' mutation», Nature 2002; 416 (6883): 847-850. Un mutante enano de viña, derivado de la variedad pinot meunier, ha sido clave para descubrir cómo en los zarcillos (inflorescencias modificadas) se ha inhibido el desarrollo floral completo. Los resultados de este estudio evidencian que las especies como Arabidopsis (modelo en la que se han realizado la inmensa mayoría de estudios de genética vegetal), inhiben en la viña la aparición de flores. En la cepa mutante de este estudio, crecen inflorescencias durante todo el sarmiento en los puntos en que deberían crecer normalmente los zarcillos. El gen mutante, homólogo a un gen relacionado con la sensibilidad a giberelinas de Arabidopsis, es responsable del aumento de estructuras reproductivas frente a vegetativas.
Darriet, P., Pons, M., Henry, R. et al.: «Impact odorants contributing to the fungus type aroma from grape berries contaminated by powdery mildew (Uncinula necator); incidence of enzymatic activities of the yeast Saccharomyces cerevisiae», Journal of Agricultural and Food Chemistry 2002; 50 (11): 3277-3282. El aroma a hongo causado por el oidio Uncinula necator está considerado uno de los principales defectos de la uva. Autores del grupo del profesor Dubourdieu de la Universidad de Burdeos han detectado, espectrométrica y cromatográficamente, 22 odorantes en extractos de uva afectada. El análisis AEDA (análisis de dilución del extracto aromático) reveló cuáles de éstos eran los volátiles más potentes en las uvas enfermas. En presencia de células de Saccharomyces cerevisiae, y durante la fermentación alcohólica, se observaba la reducción enzimática de algunos de ellos a compuestos mucho menos aromáticos, resultados que explican en cierta medida la desaparición del aroma de hongo específico de oidio durante la fermentación alcohólica.
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL