ACE Revista de Enología - INVESTIGACIÓN
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
ENFOQUES OTROS ENFOQUES  
Jancis Robinson habla sobre el mercado español
Redacción

Invitada, como asumió ella, por no ser española y por poder, en consecuencia, aportar una visión privilegiada del vino español, en tanto que profesional cuya labor consiste precisamente en observar el mundo del vino, Jancis Robinson, Master of Wine, habló en el espacio Vinorum de Alimentaria acerca de quién es, a qué se dedica y cómo ve el futuro del sector en nuestro país.

Jancis es autora de multitud de libros sobre enología, aunque su tiempo discurre principalmente manteniendo su página www.jancisrobinson.com, de la cual hizo cumplida promoción en el curso de su presentación, sin olvidar su dedicación al principal diario económico británico, Financial Times, a cuyas páginas se asoma cada semana.

Se confiesa realista en su visión del mercado del vino. Sabe que la intención última del elaborador es, como la de cualquier profesional, obtener un rendimiento de su trabajo. Sin embargo, pretende, por encima de todo, valorar y potenciar la calidad, y que sea ésta la que genere beneficios en el mercado. Advierte, por tanto, para empezar, que no le interesan las grandes ventas ni las promociones, si bien es consciente de su importancia en el sector.

Robinson inicia su discurso acerca del vino español, partiendo de la premisa que resulta muy difícil para los españoles conocer la imagen que de su vino se tiene en el exterior. En su experta opinión, el vino español no posee una imagen particular, a diferencia de lo que ocurre con los vinos franceses, cuya imagen considera muy poderosa: tradición, no exenta de una cierta arrogancia y complacencia, debidas al hecho de que, a pesar de estar perdiendo cuota en el mercado mundial, siguen haciendo más vinos de máxima calidad que ningún otro país, con una sutileza que, a su parecer, no ha sido igualada aún por otros orígenes.

Su revisión por regiones le llevó, a continuación, a valorar también la imagen de los californianos y sus vinos como poderosa, dada la fortaleza y la riqueza de su mercado, en el que invierten enormes cantidades de dólares en la elaboración de vinos de calidad, aunque no siempre este concepto esté directamente relacionado con el precio. También el vino australiano tiene, en opinión de Robinson, una imagen bien definida: eficacia, capacidad técnica y habilidad para convertir un puñado de viñedos en enormes beneficios, gracias a estrategias de elaboración y venta muy eficientes. Una oferta australiana que, tal vez, peque de falta de variedad, pero que ha logrado aventajar a Francia, al menos en el mercado británico y que está empezando a hacer lo propio en el norteamericano.

También Chile posee una fuerte imagen en lo que respecta a sus vinos, ocupando un lugar necesario en el mercado y elaborando vinos predecibles y en los que se puede confiar, a precios más que razonables. Asimismo la imagen de Portugal en el mercado mundial está considerablemente definida, en virtud de sus intentos por obtener un rendimiento de sus variedades autóctonas, un tesoro de gran carácter y elevada calidad, en que se esfuerzan en transformar en vinos exportables, con el Porto como buque insignia.

Por su parte, Italia, que en muchos aspectos es comparable a España, posee una imagen más definida gracias al turismo, que suele penetrar en el país más profundamente, entran en contacto con sus habitantes, acuden a restaurantes italianos e intentan comprender la cultura italiana, por la que se sienten muy atraídos… y la diáspora de restauradores italianos no ha hecho sino aumentar el conocimiento que de su vino se tiene fuera de su país, lo cual ayuda a su exportación. Sin embargo, en este punto, no existe paralelismo alguno con el caso español, a juicio de esta experta. Por consiguiente, apunta que el consumidor de vino de otros países tiene una cierta confusión acerca del vino español.

Robinson valora en gran medida el interesante momento en el que se encuentra España, el cual cree que debería aprovechar para construir una visión global sobre sí misma. Empezando por los niveles de menor calidad, se está haciendo un gran trabajo de exportación de vino de mesa, incluso a países como Francia (siempre se ha preguntado, confiesa, qué hace Francia con él…) Este nivel inferior del mercado no busca tanto la calidad como la conveniencia, y obviamente no es el mejor aspecto a considerar a la hora de hacerse con una imagen renovada. Hay un gran potencial, opina, para el vino español fuera de este país, por el hecho de ser español y exhibir con orgullo una de sus particularidades: sus ingentes cantidades de uva tinta, muy de moda en la actualidad, y sin restricciones de sol para madurar en su punto.. Al contrario que los pequeños agricultores de la zona de Burdeos, que a duras penas pueden hacer madurar sus uvas cabernet o merlot y que producen vinos pálidos en los que el mercado internacional ya no está interesado. España proporciona al mercado enormes cantidades de uva con una maduración adecuada y un color intenso y satisfactorio. El problema estriba en que sólo una pequeña cantidad de esta uva se convierte en un vino que interese al mercado internacional.

En su opinión, se precisa una mayor comunicación entre el viticultor y el elaborador. Ya no se trata de colocar grandes cantidades de uva en el mercado. Es preciso empezar a valorar la calidad sobre la cantidad. En otros lugares del mundo no se paga el tonelaje sino la calidad de la uva. Considera, pues, deseable, que el viticultor pueda cultivar uvas con las que elaborar el vino que el consumidor quiere consumir, porque cree que el consumidor se halla muy lejos del viticultor. Esta imprescindible cadena de comunicación se compone, a su juicio de tres eslabones: el productor, la bodega y el consumidor o, en su representación, el importador. Ejemplos de este planteamiento nos lo ofrecen las empresas británicas que emplean una flota de flying wine makers, que conocen los tipos de vino que sus clientes quieren comprar.

Jancis Robinson es rotunda al afirmar que desea que el vino español siga siendo español, pero maximizando su presencia en el mercado internacional. Cuanto más haga el sector por ello, más beneficios obtendrá. Un factor clave para ello es viajar. Por ejemplo, el típico exportador australiano no puede vivir alejado de sus mercados internacionales, no puede vivir lejos de Gran Bretaña; viajará varias veces al año a este país, con un catálogo de vinos bajo el brazo, con etiquetas y descuentos, promociones y ofertas. Mantienen sus contactos de forma muy eficiente, haciendo llegar el vino a su destino en el tiempo acordado y a un precio adecuado. En el otro extremo, el típico productor francés es un pequeño agricultor que elabora su producto cada año, vive bastante encerrado en su entorno y tiene poca idea de lo que los consumidores no franceses desean, y nunca visita a potenciales clientes externos.

Para Robinson, si un productor desea exportar su vino debe informarse antes. Afirma que ha viajado por todo el mundo del vino y ha encontrado gente de lugares muy distantes: en Sudáfrica encuentra chilenos, Francia está llena de australianos intentando aprender los secretos franceses, los viticultores suizos se pasean por Nueva Zelanda… y a pesar de que está segura que los viticultores españoles también viajan, confiesa que no recuerda haber conocido a muchos en sus desplazamientos.

Al analizar el extremo opuesto en el espectro de los vinos españoles, Jancis Robinson habla acerca de las denominaciones de origen. Confiesa su entusiasmo por la calidad de los caldos de este país, pero no sirve de nada, en su opinión, sentarse a proclamar lo bueno que es el vino español, sino que considera más útil indicar dónde se puede mejorar para satisfacer el mercado internacional. El consumidor internacional relaciona el vino español de alta gama con precios en exceso elevados. Es cierto que hay vinos españoles excelentes en las tiendas especializadas de otros países, pero a un precio considerablemente más elevado que otros excelentes vinos de California. Robinson afirma que comprende las razones por las que se han fijado estos precios, en parte generados por las particularidades del mercado, pero también debido a la dispar relación entre calidad y cantidad en la etapa de producción.

Explica que la mayoría de consumidores medios de otros países conocen los vinos de La Rioja y los identifican con un estilo tradicional, de precio elevado y considera el Priorat un fenómeno extraordinario. Destaca el enorme potencial de Cataluña, por su variedad de terroirs, «un concepto», afirma, «sobre el que los franceses ya no tienen el monopolio». Robinson cree que para el no español es más fácil comprender los Navarra, porque los precios son relativamente más asequibles, incluso demasiado económicos en Gran Bretaña. Las regiones vinícolas españolas poseen gran interés, y su mapa está evolucionando con rapidez. Cada año aparecen vinos procedentes de nuevos productores y nuevas regiones que demuestran que pueden hacer vinos de primera clase, como es el caso de Mallorca o Toledo.

Para terminar, Robinson hizo un énfasis final en dos ideas que intentó hacer llegar a su audiencia: las posibilidades en España son casi ilimitadas, confesando incluso que le resulta difícil pensar en un país con tanto potencial, sobre todo al considerar la vastedad de su área vitivinícola y, en segundo lugar, no existe una receta mágica para hacer buen vino. Finalizó su exposición recordando lo afortunado que es el sector por elaborar un producto que el consumidor puede seleccionar de un estante y, leyendo su etiqueta, saber exactamente de qué lugar del mundo procede y quién lo ha elaborado, cuándo debe consumirlo, y saber que ese líquido expresa las particularidades de ese punto del planeta. Es por ello que resulta, en su opinión, ineludible intentar potenciar al máximo la calidad de este producto.

Más información: Entrevista con Jancis Robinson

[28.04.04]
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL