ACE Revista de Enología
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
ENFOQUES OTROS ENFOQUES  
Crisis en la OIV

Las relaciones entre Estados Unidos y Oficina Internacional de la Viña y el Vino (OIV) han pasado por diversos episodios conflictivos, debidos principalmente a discrepancias en cuanto al sistema organizativo de la institución y, de manera especial, al peso y la cuota de poder que aquel país ha podido ejercer sobre una organización cuya sede se encuentra en París y que aglutina una actividad económica en la que, sorprendentemente, Estados Unidos no es líder. Los norteamericanos siempre han considerado a la OIV como un organismo excesivamente rígido, conservador en sus planteamientos, totalmente controlado por los europeos y poco sensible a sus intereses. Y ahora han comunicado formalmente a la dirección su intención de abandonar en breve su institución.

La respuesta de la cúpula de la OIV, cuya presidencia ostenta actualmente el argentino Félix Aguinaga, aún no se ha producido, pero su dirección ha solicitado el apoyo escrito de los directores de las comisiones de la OIV, de científicos y de profesionales de prestigio internacional, con el fin de crear un estado de opinión favorable a la reconciliación. Sin embargo, fuentes de la organización dan por sentado que la decisión de Estados Unidos es firme.

Este abandono de una potencia consumidora y productora a la vez como es Estados Unidos, si se produce, puede propiciar una escisión «pacífica» de la organización vitivinícola (Chile parece ser uno de los socios tentados) aunque el otro gigante pacífico, Australia, ya ha dado señales de que no seguirá los pasos de los estadounidenses.

Sin embargo, la peor consecuencia de la salida de Estados Unidos será, sin duda, la abertura de una brecha en el mercado global de vino. Brecha que las políticas arancelarias y proteccionistas pueden convertir en herida sangrante.

Opinión
La OIV
y el momento actual

Por Santiago Mínguez
 
La OIV y el momento actual
Santiago Mínguez
Jefe del Servicio de Viticultura y Enología del Instituto Catalán de la Viña y el Vino (Incavi)
Presidente del Grupo de Expertos de Tecnología del Vino de la OIV

La OIV se encuentra en un momento en el que Estados Unidos ha anunciado un proceso que los conducirá a abandonar la OIV. Esta postura obedece a una situación de incomodidad dentro de la OIV, que según mi parecer no es tanto por el funcionamiento de la organización sino por la finalidad que ésta tiene.

Este proceso, que para ser eficaz debería ser imitado por otros países del nuevo mundo vitivinícola, pretende sentar las bases de una gran liberalización comercial, destinada a facilitar el desembarque, de una manera más intensa, sus producciones vitivinícolas. Esta situación se ve con una preocupación unánime por los países tradicionales (sector privado y sector público), porque supone abrir todas las puertas a productos con precios de producción más bajos (consecuencia de la prácticas de producción y organización vitivinícola de que disponen).

Estados Unidos y otros nuevos productores no ven positiva la existencia de un organismo sectorial mundial con competencias normativas como es la OIV. El interés de los nuevos productores está solamente en la existencia de instituciones como la Organización Mundial de Comercio o la FAO (Organización para la Agricultura y la Alimentación) , que ponen pocos impedimentos para autorizar nuevos y sorprendentes aditivos alimentarios, usos y prácticas enológicas, o con referencia a las menciones de calidad que siempre han estado arraigadas en los países tradicionales.

Es por este motivo que la OIV está considerada, por estos países, un organismo anquilosado en el pasado.

Arriba
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL