ACE Revista de Enología - NOTICIAS
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
Noticias Destacadas Otras noticias  
Postal desde Nueva York
Núria Gibert

El mundo del vino ha vivido el punto de encuentro entre emoción y economía en los pisos 106 y 107 de una de las Torres Gemelas abatidas el día 11. En lo alto de la torre norte se encontraba el prestigioso restaurante Windows on the World: la mayoría de sus empleados han perecido en el atentado. La primera reacción estuvo motivada por el dolor y windowsontheworls abrió la única ventana que le quedaba, su web, para mostrar al mundo su tristeza. A la ciudad de Nueva York le rendía su solidaridad y apoyo a las víctimas del atentado.

El golpe sufrido ha sido devastador. Los principales restauradores del país tienen locales en el área afectada de la Gran Manzana; el presidente del Italian Wine and Food Institute pudo escapar minutos antes de la explosión de la oficina en la que se encontraba en el World Trade Center, y no corrió la misma suerte el director del German Wine Institute, que viajaba en el avión que se estrelló en Pensilvania.

Más allá de las pérdidas humanas, irreparables, en ese martes de septiembre también se desplomó una filosofía que, durante décadas, ha marcado al sector del vino en América. La Windows on the World Wine School, fundada en el año 1976, nunca había interrumpido sus clases; por sus aulas han pasado varias generaciones de profesionales del mundo del vino, que han bebido de esa filosofía marcada por el "aprender deleitando". La movilización del sector ha sido inmensa: la creación de la Windows of Hope Family Relief Fund, con el fin de canalizar las ayudas a las familias de las víctimas, y la organización de una subasta de vinos el día 8 de diciembre para conseguir más fondos, son alguna muestra de ello.

De la emoción de Nueva York a la economía de California

Pero más o menos restablecidos del impacto inmediato, se hace inevitable mirar hacia el futuro y entrever qué repercusiones pueden llegar a tener sobre la economía norteamericana los actos terroristas. Los primeros análisis apuntan hacia las consecuencias que el freno del consumo pueden tener sobre un sector que comercializa productos que no son de primera necesidad, como es el caso del vino.

En este sentido, el día 1 de octubre, Robert Mondavi Corp., la bodega norteamericana más conocida del mundo, anunció un recorte de sus beneficios a causa del empeoramiento general de la economía de Estados Unidos, el freno del turismo y el ocio desde los atentados. La familia Mondavi posee fuertes intereses económicos en el sector del ocio (parques temáticos, etc.) y el valor de sus acciones −que cotizan en el Nasdaq de NY− habrá disminuido considerablemente en las últimas semanas.

Quizá también deberíamos mencionar la donación que Robert Mondavi y su esposa Margrit hacían unos días antes, el 19 de septiembre, a la Universidad de California, Davis, contribuyendo al Robert Mondavi Institute for Wine and Food Science y al Center for the Performing Arts, que empezará a funcionar como campus en octubre del 2002.

Inevitablemente, los acontecimientos de las últimas semanas nos llevan a pensar que la economía estadounidense entra en recesión (más de lo que lentamente iba entrando antes del día 11 de septiembre) y que no conocemos el alcance “europeo” de la crisis.

Lo que sí hemos aprendido es que tristeza, rabia y recesión pueden llevar a un millonario americano de las atracciones de un parque temático a las salas de laboratorio.

[29/10/01]
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL