ACE Revista de Enología
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
Noticias Destacadas Otras noticias  
Barcelona presenta su primer vino
Después de la presentación del proyecto, en verano del 2000, los viñedos de Barcelona plantados en una finca de la sierra de Collserola, rescatada expresamente del olvido agrícola, han producido su primer fruto. Unas cuantas botellas fueron descorchadas en sociedad el pasado 31 de octubre. La presentación, apoyada por las autoridades municipales y encabezada por el alcalde Clos, fue a cargo del enólogo responsable de Barcelona, Josep Lluís Pérez, reconocido profesional establecido en las tierras vitivinícolas del nuevo Priorat y que ha sido artífice y constructor del proyecto Can Calopa de Dalt.

Su exposición resultó una sorpresa, ya que lo que se dibujaba en las pantallas de plasma que flanqueaban la mesa donde los comensales degustaban delicias introductorias, no era una explotación vitivinícola moderna en la modestia de sus dimensiones y pensada para producir botellas que transmitieran el mensaje ciudadano. Lo que se intuía detrás de los gráficos y las cifras, que glosaban la explicación del enólogo, era un complejo experimental en la más pura y avanzada línea de la viticultura de precisión. El control de los contenidos hídricos de la cepa a través de diámetro de los sarmientos, la variación de la humedad relativa, la pluviometría y su efecto en diferentes estratos del suelo, prometía una maduración esmerada, controlada, y brindaba a los técnicos y expertos asistentes al acto las bases para un nuevo concepto de viticultura (que llenan la mayoría de páginas de este número). Todo un reto de esfuerzo e investigación, un ejemplo que sitúa los viñedos de Barcelona a un nivel de competencia cualitativa envididiable para muchas de las grandes bodegas del interland barcelonés.

La segunda sorpresa llegó con las copas. El comportamiento esperado de las cepas, de cuatro variedades estrictamente mediterráneas, era el correspondiente a una primera cosecha en plantas que iniciaban su tercer año. Con todo, el vino propuesto por el enólogo (servido por sorpresa y al amparo de contaminaciones organolépticas de la cocina) era un coupage de sirah ligeramente matizado con pequeñas cantidades de las otras variedades (principalmente garnacha, sangiovesse y georgitico). Las primeras impresiones consiguieron dibujar la sorpresa en las caras de los asistentes, una sorpresa casi matizada de incredulidad.

La calidad sensorial del vino de Barcelona, apenas terminado de serenar, con poco más de una semana de madera, era de una potencialidad que todo el mundo intentaba adivinar, paladeando como sería su futuro. Habrá tiempo para profundizar en los aspectos técnicos y científicos del proyecto Centro Pedagógico y Productivo Vinícola de Can Calopa de Dalt. De momento, podemos constatar que su principal activo y deus ex machina, el vino de Barcelona, es una realidad que nos halaga los sentidos.

[28.11.03]
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL