ACE Revista de Enología
Patrocinadores:
AEB
ACE Revista de Enología
Asociación Catalana de Enólogos
  Portada revista Biblioteca Buscar en ACE Archivo Web anterior Navegador Enológico Suscribirse a ACE Enviar E-mail |Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
ENFOQUES OTROS ENFOQUES  
Salud y consumo en Vinisud 2004
M. Carmen de la Torre Boronat
Catedrática emérita de Nutrición y Bromatología
Universidad de Barcelona
Entre las Jornadas científicas de VINISUD 2004,
6º Salón Internacional de los vinos y espirituosos del Mediterráneo, celebrado entre el 16 y el 18 de febrero de 2004, en Montpellier, destacan dos sesiones del Coloquio Internacional, patrocinado por la Région Languedoc-Roussillon y el Instituto Europeo Vino y Salud de las Regiones Vitícolas (IEVSRV).

Consumo moderado de vino y enfermedades cardiovasculares

Desarrollada el día 16 de febrero, la primera de las jornadas dedicó su trabajo al «Consumo moderado de vino y enfermedades cardiovasculares. Balance de diez años de estudio». El Prof. Serge Rénaud, introductor en 1992 de la famosa expresión «paradoja francesa», ejerció la presidencia de honor de la misma, cuya dirección corrió a cargo del Prof. Rossi, presidente científico del IEVSRV. En esta primera jornada científica de VINISUD participaron numerosos investigadores procedentes de Canadá, España, Chile, Francia, Grecia, Italia y Estados Unidos.

Los datos epidemiológicos sobre los resultados de los trabajos de investigación realizados en los últimos diez años, anunciando el valor protector del consumo del vino y su poder protector frente a las enfermedades cardiovasculares, fueron altamente satisfactorios y apreciados. En el momento de la discusión, sin embargo, llegar a un consenso sobre la definición de dosis moderada de consumo ya no fue tan fácil; la dificultad siempre mantenida, y, por lo visto, imposible de compaginar es si podemos referirnos al vino o es obligado hablar tan sólo de alcohol.

Se entiende que en el seno de VINISUD, en Montpellier, y entre los países productores de vino, resulte ciertamente heterodoxo no poder (o no intentarlo) establecer la distinción entre vino y alcohol. Más sorprendente es que algún invitado de valor científico indiscutible, pudiera esgrimir posturas que negaban el valor nutritivo y saludable de los compuestos polifenólicos de la uva y el vino. Se recurrió a los tópicos de siempre: si es mejor el vino tinto que el blanco, y más aún dado que el vino blanco no contiene polifenoles...

Estas situaciones de simpático enfrentamiento permitieron, sin embargo, volver a la sabia reflexión de que un consumo moderado de vino, acompañado de una alimentación inteligente que recoja la tradición y valor de la alimentación mediterránea, es el mejor argumento para que el vino ocupe su lugar en nuestro estilo de vida, y pueda ofrecerse como ejemplo de salud y prevención para otras culturas.

Promover un nuevo modo de consumo

La segunda sesión científica del 17 de febrero, titulada «Promover un nuevo modo de consumo», estuvo centrada en los conceptos ya discutidos el día anterior vistos desde la óptica del mercado.

Una promoción del consumo con el claro ánimo de simplemente aumentarlo quedó lejos de cualquier consideración. Sin embargo, sí hubo ciertos apuntes de los que se podría servir tanto el sector productor, como el de la restauración e inclusive el consumidor como actor final de esta cadena. Por ejemplo, algunos actos imaginativos podrían ayudar a los sectores de venta al público: mayor oferta de la botella de 500 mL; servir en los puntos de restauración «vino a copas» (con el aval de estar sirviendo calidad al mismo tiempo) u ofrecer la posibilidad que los clientes puedan retirar las botellas no consumidas en su totalidad en un restaurante, previendo la disponibilidad de bolsas adecuadas para hacerlo de un modo discreto.

Como conclusión particular, y creemos que la de mayor interés de estas jornadas de trabajo, es subrayar el interés de que los grupos de investigación que inciden en el estudio de los materiales polifenólicos-antioxidantes del vino puedan proseguir en el campo de la biodisponibilidad y biocinética de estas moléculas. Sólo así se podrán dar respuestas racionales acerca del papel indiscutible del vino como alimento de valor preventivo frente a tantas enfermedades degradativas y degenerativas que nos preocupan.

[25.02.04]
|Portada|Biblioteca|Búsqueda|Archivo|Navegador|Suscripción|Correo|
(C) ACE Revista de Enología
(C) de la publicación: RUBES EDITORIAL