ACENOLOGÍA | Informe OIV anual sobre la situación del sector
<
 
 
 
 

NOTICIAS  

Informe OIV anual sobre la situación del sector
Redacción

En 2018, tanto la producción mundial de vino como la internacionalización de los intercambios han aumentado, mientras que el consumo se ha estabilizado. Estas son las principales conclusiones presentadas por la Organización Mundial de la Viña y el Vino (OIV) el pasado 11 de abril en París, de la mano de su director general, Pau Roca.

 

Superficie de viñedo

Así, según explicó Roca, la superficie vitícola mundial en 2018 alcanza los 7,4 millones de hectáreas, un nivel casi equivalente al de 2017. Desde 2014, se observa una reducción constante de la superficie de viñedo mundial ocasionada principalmente por la disminución de la superficie vitícola en Turquía, Irán, Estados Unidos y Portugal.

«España se mantiene a la cabeza de la clasificación mundial con casi mil millones de hectáreas de superficie plantada.»

 

En Europa, España se mantiene a la cabeza de la clasificación mundial, con 969 millones de hectáreas de superficie plantada, y entre 2017 y 2018 las superficies de viñedo solo crecen en Italia, al contrario de los demás países europeos que muestran una estabilización.

En Asia, después de más de 10 años de gran avance, el crecimiento del viñedo chino disminuye el ritmo, mientras que el de Turquía estabiliza sus dimensiones en 2018 tras una reducción sostenida desde 2003. En el continente americano, el viñedo crece sobre todo en México. El viñedo de Sudáfrica sigue reduciéndose lentamente desde 2012. En Oceanía, el viñedo australiano ha experimentado una disminución reciente del ritmo de su reducción, mientras que el viñedo neozelandés permanece casi estable.

 

Producción vitícola

Tras una producción de 2017 históricamente baja, la producción mundial ha aumentado en 42,5 millones de hL, y se estima en 292,3 millones de hL, una cifra cercana al nivel muy elevado de 2004. Italia confirma su lugar de primer productor mundial (54,8 millones de hL), seguida de Francia (49,1) y España (44,4). En cambio, las condiciones meteorológicas han sido menos favorables para algunos países europeos. En Portugal, los ataques de mildiú y oídio han tenido un impacto en la producción de 2017 que, no obstante, sigue siendo superior a la media de los últimos años. Grecia y Bulgaria registran producciones escasas (fig. 1).

Figura 1


Figura 1: En 2018 ha aumentado la producción vitícola, e Italia se mantiene como primer productor mundial. (Datos en millones de hectolitros, sin incluir mostos y zumos.). [Clique para ampliar vista.]

 

En China, los datos disponibles han permitido estimar una producción de 9,3 millones de hL en 2018, algo más reducida que la de 2017. En el continente americano, se presentan evoluciones más dispares. Estados Unidos registra en 2018 una producción de vinos (excluidos zumos y mostos) , con 23,9 millones de hL (un aumento de 0,5 con respecto a 2017). Argentina aumenta en 2,7 millones de hL (14,5). Chile, por su parte, registra un importante aumento de 3,4 millones de hL, alcanzando los 12,9, en oposición a Brasil, cuya producción ha disminuido en 2018. Sudáfrica ha experimentado una disminución de 1,4 millones de hL con respecto a 2017, que se explica por el impacto de la sequía, y alcanza así los 9,5. En Oceanía, la producción australiana permanece estable, y la neozelandesa registra un aumento con respecto a 2017.

 

Consumo de vino

En 2018, el consumo mundial de vino indica una pausa en su avance (fig. 2), influenciado principalmente por una reducción del consumo en China y Reino Unido. Estados Unidos sigue siendo el primer consumidor mundial desde 2011 y alcanza los 33,0 millones de hL, en ligero aumento con respecto al año anterior (+1,1%). En América del Sur se observa un ligero retroceso, salvo en Brasil, donde el consumo de 2018 permaneció casi estable con respecto a 2017.

Figura 2


Figura 2: En China y Reino Unido se ha producido una reducción del consumo de vino durante 2018, que ha hecho descender el cómputo global. [Clique para ampliar vista.]

 

En Europa, el consumo de vino se estabilizó en la mayoría de los países, con excepción de España (en aumento por tercer año consecutivo, con 10,7 millones de hL en 2018), Portugal (5,5), Rumanía (4,5) y Hungría (2,4). En China, el consumo calculado por balance en 2018 se reduciría en un 6,6% con respecto a 2017, y alcanza ya los 18 millones de hL. Sudáfrica registra también una ligera reducción. En cambio, en Oceanía, Australia aumenta en un 6,1% con respecto a 2017 y alcanza los 6,3 millones de hL; Nueva Zelanda, por su parte, permanece prácticamente estable.

 

Avance de los intercambios en volumen y aumento en valor

Los intercambios mundiales de vino en 2018 se encuentran en ligero aumento. España sigue siendo el primer exportador en volumen, con 20,9 millones de hL, lo que representa el 19,4% del mercado mundial. Francia sigue siendo el primer exportador mundial en valor, con 9300 millones de euros exportados en 2018.

«España, Italia y Francia representan el 50% del mercado mundial de las exportaciones de vino durante 2018.» .
 

Las exportaciones de vinos siguen dominadas ampliamente por España, Italia y Francia, que representan entre los tres más del 50% del volumen del mercado mundial en 2018. Los vinos embotellados representan el 70% del valor total de los vinos exportados en 2018. Por lo que respecta al valor, los vinos espumosos representan el 20% del mercado internacional (aunque solo constituyen el 9% del volumen total exportado). En 2018, las exportaciones a granel (>10 L) se han reducido en volumen (-5%) pero han aumentado en valor (+3,8%). El bag in box o BiB (2-10 L) representa el 4% de los volúmenes y el 2% del valor. Los cinco primeros países importadores (Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, Francia y China) representan más de la mitad de las importaciones totales.

 

Fuente: www.oiv.int

Consulta el informe completo Aspectos de la coyuntura mundial. Situación del sector (abril 2019).

 

 



[13.5.19]

 

arriba