Tras las ponencias del Congreso se realizó una cata de espumosos de Sudáfrica, de Portugal, del valle del Loira y del Véneto. La mesa de presentación de los espumosos estaba formada por Joan Miquel Canals, presidente-decano de la ACE-CEEC; Ramon Roset, profesor de la Universidad Rovira i Virgili (URV) y jefe de redacción de Vadevi; Jordi Bort, sommelier y jefe de Wine Glass Riedel, y el enólogo Lluís Ràfols.

 

De izquierda a derecha, Joan Miquel Canals, Ramon Roset, Jordi Bort y Lluís Ràfols, durante la cata

 

Cada uno de los participantes disponía de dos hileras de 4 copas cada una, y que a diferencia de las copas flauta, tenían un diseño más adecuado para degustar champagne. No obstante también se dispuso una copa flauta para realizar una comparación de un espumoso con esta copa y con las específicas de champagne.

 

Primera ronda de espumosos

Primera ronda

Se inicia la cata  presentando:

1. Espumoso rosado de Sudáfrica (58% pinot y 42% chardonnay): Graham Beck. Es un rosado del 2011, cuyo color es un rosado plata debido a la transformación enzimática que ya se va produciendo al llevar la uva a la bodega (precio 18€).

2. Espumoso rosado de la región de Campo Largo, Portugal (variedad pinot noir), del 2013. Se nota un poco desequilibrado, con cierto olor de bretanomices, carbónico excesivo (mucho tiraje) y mucha acidez (precio 14€).

3. Un espumoso blanco (brut) del valle del Loira: Vouvray del 2010, totalmente de cultivo ecológico (variedad chenin blanc). La variedad tiene matices aromáticos de manzana y floral, y es cremoso. Fue muy bien valorado por los participantes (precio 25€).

4. Un proseco del Véneto (Treviso): Villa Sandi (variedad glera). Suele ser un espumoso fácil de entrar, que gusta a los jóvenes, es menos intenso que nuestros cavas. Se trata de un xarmat muy joven con cierto gusto a cítrico (precio 8€).

Jordi Bort señaló que a los jóvenes generalmente no les suele gustar la bebida “seca”, y esta cierta preferencia por lo “dulce” vuelve de nuevo con la vejez.

 

Segunda ronda

Segunda ronda de espumosos

La cata prosigue con la segunda ronda de espumosos, presentando:

1. Aimery (90% mauzac, 5% chardonnay y 5% chenin) es un brut de la Champagne Sieurs d’Arqués, Blanquette de Limous. Tiene cierto tono anisado y amargo al final de boca, poca estructura y corto (precio 12€).

2. Bründlmayer es un brut austríaco (variedades chardonnay, riesling y pinots noir/blanc/gris). Tiene una crianza de 18 a 36 meses, utilizan botas usadas, de 7 g azúcar/L. Es fresco, afrutado, notas a pan, brioche y fruta confitada (precio 20€).

3. Hugues Godmé es un champán blanc de noir del 2013. Se trata de un grand cru. Elaborado con pinot noir, en el que no hay ni filtrado ni clarificado. Son 60 meses de crianza en botas de roble. Mucha acidez, goloso y briocheado (precio 43€).

4. Pierre Mignon (60% chardonnay, 30% pinot meunière y 10% pinot noir) del 2009. Este espumoso pierde con la copa de flauta (tiene más efecto carbónico) y gana en brillo en copa más amplia (precio 35€).

 

Debate y clausura

Finalizada la cata se generó una animada controversia entre los participantes, que dieron su opinión comparando tanto los distintos precios de venta de los espumosos degustados como la diferencia entre un cava y un champán.

Clausuró la jornada Salvador Puig, director general del INCAVI, que valoró muy positivamente la autoestima del producto realizado en Cataluña por los enólogos catalanes. Joan Miquel Canals, presidente-decano, apuntó que posiblemente se requiere una más sólida estrategia de márketing, ya que el cava es un producto de gran calidad y ha de poder alcanzar el lugar que le corresponde en el mercado.

Congreso Internacional ACE de la Enología y el Cava 2019. Cata diferencial de vinos espumosos del mundo. Aspecto de la sala